Paneles indicadores (2)

Siendo manifiesto que sois carta de Cristo… escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. 2 Corintios 3:3
Somos embajadores en nombre de Cristo. 2 Corintios 5:20

 

La conversación continuó en el tren. Sebastián recordó a su compañero que Jesús nunca propuso creer en los cristianos para ser salvo, sino creer en Cristo. Los cristianos, los verdaderos discípulos, aquellos cuyo cristianismo no se reduce a una simple práctica religiosa exterior, sino que corresponde a un compromiso interior, son como paneles indicadores que muestran a Jesús. Es lamentable que un panel esté torcido, descolorido, ladeado, pero lo importante es que aún se pueda leer lo que indica, y que el destino señalado sea claramente Jesucristo.

Lo que el hombre necesita, y lo que Jesús le propone, no es un cristianismo de imitación que consistiría en copiar la conducta de uno de sus discípulos, por muy fiel que sea. El auténtico cristianismo es el resultado del cambio interior que se produce en un hombre que tiene un encuentro personal con Cristo.

A partir de ahí la vida del creyente toma una nueva dirección: da la espalda a ciertos objetivos para seguir otros. En cierto modo da un gran cambio, así como sucedió con la vida de los creyentes a quienes el apóstol Pablo se dirigió hace unos 2.000 años: “Os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Tesalonicenses 1:9).

Amigos creyentes, no seamos paneles indicadores invisibles, escondidos o mal orientados, sino al contrario, vivamos de forma que indiquemos claramente el nombre de nuestro Salvador y la dirección para ir hacia él.

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
www.labuenasemilla.net

 

Video del momento


.

Reflexiones anteriores


Map
free counters

Diseño: cdano.net